miércoles, 13 de mayo de 2009

LOS GRANDES FILÓSOFOS Y EL ENCICLOPEDISMO:

Las ideas políticas y sociales de los ilustrados a favor de ciertas libertades se inspiraron en el filósofo John Locke, liberal inglés quien vivió en el siglo XVII y fue un ideólogo de la Revolución Gloriosa que puso fin al absolutismo en Inglaterra. Según Locke, los súbditos tienen un derecho inalienable a la vida, la libertad y la propiedad que los monarcas no pueden violar y cuando lo hacen, el pueblo está legítimamente autorizado para destruirlos. Pero las ideas que más repercutieron en los acontecimientos inmediatamente posteriores y han conservado su vigencia hasta hoy son las de Montesquieu, Voltaire y Rousseau.

CARLOS MONTESQUIEU

Criticó el absolutismo y propuso que el poder monárquico se dividiera en tres: el poder ejecutivo, ejercido por el rey; el poder legislativo, a cargo de un parlamento o asamblea representativa; y el poder judicial, en manos de los jueces y magistrados. Esta “teoría política de la separación de poderes” fue expuesta en su obra “El espíritu de las leyes” y tuvo una gran acogida en el siglo siguiente y desde entonces se aplica en casi todos los países, bajo el nombre de Gobiernos Democráticos.

FRANCISCO MARIA VOLTAIRE

Escritor, dramaturgo y novelista, quien con su estilo satírico y mordaz ridiculizó a la monarquía, la sociedad y, sobre todo, fu implacable enemigo de l a Iglesia, llegando al extremo de referirse a Cristo como “el infame judío”. Sus ataques demoledores contribuyeron a desacreditar las instituciones políticas, religiosas y sociales de su tiempo.

JUAN JACOBO ROUSSEAU

Expuso “que el hombre es naturalmente bueno y que la sociedad lo corrompe”, debiendo por tanto volver a ese estado puro e idílico en contacto con la naturaleza para que ésta quiera su moral. En el “Contrato Social” afirmó que la sociedad y el estado surgieron de actos voluntarios y libres de los hombres quienes mediante un contrato delegaron sus derechos en un gobierno; por consiguiente, “el soberano no es el monarca sino la voluntad general del pueblo”. Su teoría constituyó años más tarde el fundamento de las constituciones democráticas.

Las ideas de estos y muchos otros pensadores, escritores y científicos se publicaron en la “Enciclopedia o Diccionario Razonado de las ciencias, arte y oficios”, la cual circuló durante más d e20 años por toda Europa e incluso por Latinoamérica, atacando las estructuras políticas, económicas y sociales vigentes en la Edad Moderna, divulgando los progresos científicos y estimulando el optimismo y la confianza depositadas en la educación racionalista. Esta publicación fue dirigida por los Científicos Diderot y D´Alembert, y contribuyó decisivamente a provocar la Revolución Francesa de 1789.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada